Programación para el alumnado

I- LA VIDA ANTES DE LA SHOÁ
II.- LA VIDA EN EL “GHETTO”
III.- LA HUIDA
IV.- LA VIDA EN UN ESCONDITE
V.- REHACIENDO UNA VIDA

 

LA VIDA ANTES DE LA SHOÁ

“No recuerdo la palabra ‘Jid’ en polaco o algo así, antes de la guerra. Fue una gran sorpresa para mí cuando de repente me volví judía. Es decir, judía en el sentido negativo. Puede ser que supiera que era judía. Ello no constituía del todo material de pensamiento, ciertamente no a esa edad. No puedo recordar nada respecto al judaísmo en la edad de la niñez justo antes de la guerra …[ Cuando estalló la guerra] yo, cual camaleón, cambié mi piel. Pero no recuerdo eso como algo muy traumático. Recuerdo que me adapté, lo acepté. Pues antes fuimos así y ahora somos de otra manera”.

Cuestiones que se plantean

¿Era Marisha consciente de ser judía? ¿Por qué?

¿Qué crees que quiere decir cuando habla de “judía en el sentido negativo

¿Supuso el cambio de condición un choque emocional para Marisha?

 

187do6 97135-447x326 befor1a h14 image015 Lederman wedding

LA VIDA EN EL GHETTO

” Nos escondimos en el ático. Pero allí había muchas personas y no había tranquilidad, hubo gritos, niños llorando y gritando. Llegó un alemán y quizás quince ucranios. Subieron al techo y abrieron la puerta y nos dijeron que bajemos […] El alemán nos colocó en una fila […] y nos miró […] yo lo miré y él me miró, y nos encontramos en la mirada, y de repente dijo: ¡No! […] Repitió nuevamente todo el proceso de selección [selectzia], y nos dejo a mi madre y a mi y los otros se fueron.”

Cuestiones que se plantean


¿De quiénes y por qué se escondían en el ático?

¿Por qué resultaba inútil el escondite?

¿Crees que los alemanes hubieran podido mantener los ghettos sin ayuda de la población local?

¿Por qué crees que el alemán hizo una excepción con Marisha y con su madre?

bigghettolodz202 bigghettolodz2Cb4WVU_web hol nazis

LA HUIDA

“Estábamos sentados en un granero muy alto. […] Era de mañana. Mamá me lavó, entonces estaba medio desnuda y papá estaba sentado. Y adentro de esta situación en la que mamá me lavaba y me hacía cosquillas, y jugaba conmigo […], repentinamente el alemán movió el paquete de paja y nos vio a los tres así, en esa situación. Hubo cierto asombro […] Él retrocedió y bajó por las escaleras a llamar al gentil [goi] y mostrarle qué tesoro había encontrado. Fueron ésos momentos aislados, pero luego resultó que papá había preparado con anticipación un hueco que llevaba hasta el suelo. […] Recuerdo a mamá diciendo: “David, salvemos por lo menos a la niña”. Y ellos me empujaron, me empujaron hacia adentro, y me recuerdo a mi misma […] cayendo, volando, chocándome con esos paquetes de paja y aterrizando algo como un cuadrado pequeño de luz. […] Papá […entró] ahí en pos mía. Luego resultó que mamá también. Se cubrieron con los paquetes de paja, y yacimos allí por horas”.

“Y hubo gritos y continuó por mucho tiempo. Casi al anochecer, el alemán dijo que si esos judíos no salían afuera él prendería fuego a toda la paja. Y al momento de oír eso, papá agarró a mamá por las piernas, […] pero ella le pateó con fuerza y salió afuera nos echó encima muchos paquetes de paja. Nosotros casi nos ahogamos. […] Ella tomó todo lo que había allí, una maleta con ropa, todo lo que había. Lo tomó, bajó abajo, y se acercó al alemán y le dijo: ¿Me buscaba? Él le dijo: ¿Dónde estuvo? Entonces ella le dijo: Estuve acá arriba, me eché dentro de los paquetes de paja.

Él preguntó: ¿Dónde están su esposo y su hija? Entonces ella dijo: ¿Por qué cree que estuve echada aquí todo el día? Estuve echada porque esperé a que ellos escapasen, venga y le mostraré de dónde escaparon. Y ella empujó ahí una puerta y dijo: Aquí, usted ve, aquí hay una escalera, por esta escalera ellos bajaron del hueco. Y estaba realmente en el extremo del bosque, y ellos entraron al bosque y han estado allí el tiempo suficiente para que mi esposo pueda alejarse dentro del bosque, usted nunca en su vida encontrará a mi hija. Mi hija quedará viva, usted nunca encontrará a mi hija. Ella gritó muchísimo. Papá no sabía qué hacer. Puso su mano sobre mi cara, sobre la boca, pero no pudo cubrirme los ojos, […] temió que yo gritara. Pero no pudo cubrirme los ojos. Y entonces el alemán disparó y mató a mamá.”

Cuestiones que se plantean

Describe la situación que vive la familia Dulberg antes de ser descubiertos por el alemán. ¿Qué sensaciones te produce?

¿Por qué dice que hay un momento de sorpresa para todos?

¿Cómo reaccionan los padres de Marisha? ¿Habían previsto esta situación?

¿Por qué crees que la madre de Marisha reacciona de esa manera cuando oye que van a incendiar el pajar?

400 denmark-jews_2834921b IdentityCard900_tcm4-817734 image004 The Holocaust Wires

LA VIDA EN UN ESCONDITE.

“En el comedero, donde comía la vaca, había una abertura. […] Luego entendí que era un tonel que estaba lleno de paja. Allá había […] una frazada calurosa para cubrirse. […] Me dijeron que me echase allá. Me eché allá. Me metían allá comida una vez al día, a veces dos veces al día […] Había allá un perro negro así que lo llamaban Diable. Diable me quería mucho y yo lo quería mucho a él. No dejaba entrar al establo a nadie. Venía a mí y se sentaba en el comedero, yo me abrazaba con él y me sentaba con él y jugaba mucho con él. De hecho, cuando lo pienso, él era como un niño. Es decir, en cierto momento incluso pensé que él sabía hablar. Me lamía y era mi amigo. […] Y así de hecho pasaba el tiempo allá. […] En ese año no vi a ninguna persona. De vez en cuando venía el viejo, Cot, y me sacaba y paseábamos así un poco. Me apoyaba en él. Yo tenía dificultades para caminar, y él me sacaba y así dábamos vueltas. En cierto momento tuve también dificultades para ver. […] Permanecí en el tonel hasta el año 1944”.

Cuestiones que se plantean

¿Qué opinas de la actitud de los Cot? ¿Crees que podía ser fácil hacer lo que ellos hacían?

¿Por qué crees que esconden a Marisha en el establo?

¿Quién es el único amigo de Marisha en ese tiempo? ¿Por qué?

¿A qué crees que se deben los problemas de salud que tuvo la niña en ese tiempo?

05 136599602_hide_450488c g73 IMG_4867

REHACIENDO UNA VIDA

“Hay en mí el desperdicio de una vida que pudo ser diferente. Nací en un mundo y llegué a otro mundo. Puedo jugar a imaginar qué hubiera sido. Si hubiera sido así y así, qué hubiera pasado. Pero no sé. Por supuesto que quisiera que mi niñez hubiera seguido como debía haber sido. Me imagino que mi madre planificó algún sendero de vida para mí, como toda madre planifica para sus hijos. Pero no soy sólo yo, es todo un mundo entero que fue destruido. No sé si es un desperdicio personal. No puedo hablar sólo sobre mí. Es todo el mundo destruido, el que ya no existe, no existe nada de lo que había. Entonces hoy yo cuento […] Es parte de mí y morirá conmigo. Quizá ese es el motivo por el cual quise perpetuarlo, porque es la verdad”.

Cuestiones que se plantean

Tras la Shoá, la vida continuó y los supervivientes tuvieron que seguir adelante. ¿Crees que realmente es posible rehacer por completo una vida tras sufrir estas experiencias?

¿Qué opina Marisha, ya adulta, de lo que supuso la Shoá?

¿Por qué se encuentra en la obligación de contar todo lo que le pasó?

 images
images-1 images-2
 pmbASeasonHora ymj8wR_web