Programación para el profesor

I- INTRODUCCIÓN

II.- OBJETIVOS DE LA UNIDAD

III.- CONTENIDOS

IV.- DESARROLLO DE LA UNIDAD

V.- TEMPORALIZACIÓN

VI.- EVALUACIÓN

 

 

INTRODUCCIÓN
Cuando el se humano se enfrenta a una situación brutal y sin sentido, en la que intuye que la única salida será la aniquilación, surge la necesidad de contar, de dejar constancia por escrito de hechos y acontecimientos que, de otra manera, terminarían por perderse.
En esta unidad, vamos a conocer las motivaciones de aquellos que, en los peores momentos, consignaron sus sentimientos personales o los acontecimientos colectivos con la intención de que nada de lo que estaba pasando se perdiera para las generaciones futuras, incluso cuando no había ninguna garantía de que esas generaciones pudieran llegar a nacer.
Afortunadamente, no se cumplieron los designios de quienes pretendían acabar con el pueblo judío y hoy en día, todo este material constituye una inestimable fuente de conocimiento de unos acontecimientos horribles y de los sentimientos que provocaron en quienes los padecieron.
Estos sucesos que tratamos en esta unidad están vinculados a un momento histórico concreto que debe ser conocido por el alumno para que pueda entender en toda su extensión del drama, tanto personal como colectivo que supuso la persecución y el exterminio sistemático de millones de judíos durante la II Guerra Mundial. Consideramos vital que conozca:
Las víctimas de la Shoá: las personas judías sólo por el hecho de serlo. Conviene también recordar, aunque no sean el objeto de esta unidad, que homosexuales, gitanos, testigos de Jehová y disidentes políticos, fueron también objeto de persecución y exterminio.

Los perpetradores: los nazis

Los Justos entre las Naciones: personas no judías que arriesgaron sus vidas por ayudar a las víctimas.

Cronología básica del nazismo.

Contexto general de la II Guerra Mundial.

Fases de la Shoá:

Humillaciones y persecuciones

Segregación y prohibiciones

Trabajos forzados.

El ghetto.

Deportaciones.

Fusilamientos.

La solución final: exterminio sistemático en los Lager.

OBJETIVOS DE LA UNIDAD

Promover la educación, el recuerdo y la investigación sobre la Shoá.

Concienciar y sensibilizar sobre los temas relacionados con la Shoá.

Generar conductas y valores que sirvan para erradicar pensamientos y actitudes de intolerancia

Promover sentimientos de igualdad entre todos los seres humanos, más allá de ideologías, religiones o características étnicas.

Promover el pensamiento crítico que permita reconocer y rechazar pensamientos políticos y filosóficos que promulguen el racismo y la intolerancia.

Concienciar de la importancia de la defensa activa de los valores basados en el respeto, la tolerancia y la democracia.

Concienciar la importancia de la documentación dejada por las victimas de la Shoá como prueba real de su existencia y como material de estudio sobre el mismo.

CONTENIDOS

¿Para qué escribir?

Archivo “Oneg Shabat”

Diarios y testamentos
En la programación destinada al profesorado, además de los textos que deberán ser leídos y analizados por el alumnado, se añaden textos que deben se comentados a la clase. El conocimiento de ambos textos permite comprender más en profundidad todo el alcance del drama acaecido a la vez que ayuda a contestar las cuestiones planteadas en las distintas actividades.

 

A:¿Para qué escribir?

En la época de la Shoá miles de judíos – gente mayor, jóvenes, niños – empezaron a dedicarse a escribir. Lo hicieron tanto intelectuales, acostumbrados a tomar la pluma, como gente simple que nunca había tenido la vivencia de escribir. El deseo de dejar un testimonio, se convirtió en algo generalizado, dada la sensación imperante de que el mundo judío estaba a punto de ser exterminado y que ellos eran “los últimos judíos”.

La acción de escribir constituye una forma de definición propia. Nos sirve para poner orden en la mezcla de pensamientos y sensaciones diferentes que nos asaltan, a la vez que soslayamos el tiempo que pasa. La escritura pone al descubierto diversos estratos de nuestra personalidad, y la documentación permite volver a examinar diversas épocas y eventos en nuestras vidas. La escritura contiene un elemento muy personal de introspección y enfrentamiento con uno mismo. El poner las cosas por escrito las adelanta hacia el espacio público. La escritura de un diario se encuentra siempre en un espacio intermedio, entro lo personal y lo general, entre lo oculto y lo descubierto.

Ante eventos tan extremos de deshumanización que caracterizaron a la época de la Shoá, hay en realidad una acción de escritura – un lugar donde el conquistador no tiene entrada – clamor y protesta de los humano y lo propio contra el intento de los alemanes de borrar al individuo.

Lee el siguiente fragmento del diario de Fela Schepps:

Pesaj [fiesta judía que conmemora la salida de Egipto] – lunes 5 de abril de 1942

“Hablan mucho acá acerca de escribir un diario. Cada una cree que hay un montón de cosas que deben ser documentadas, cosas que no suceden de ordinario en la vida normal, cosas que nosotras mismas no hubiéramos creído que existen en el mundo. Cosas como esas pertenecían a tiempos ya pasados, o eran producto de la imaginación fértil de los autores de cuentos. Yo pienso que cada una de nosotras que leyó cuentos como esos pensó que si le hubiera tocado pasar lo que pasaron las infelices heroínas de las novelas, el mundo estaría patas arriba, y el sol y la luna no alumbrarían como de costumbre, y seguro que ella misma no sobreviviría. Pero aquí todo se conduce como si de costumbre, a pesar de las cosas un poco extrañas que ocurren aquí, y esos eventos extraños son aceptados con resignación como si fueran fenómenos normales. Poco a poco una se acostumbra a fenómenos de otro mundo, y no hay qué anotar en el diario, todo parece como si fuera natural. Sin embargo, más de una vez una tiene ganas de tomar el lápiz y hacer algo con él, registrar parte de lo que se encuentra en las profundidades del corazón, que intriga infatigablemente en las profundidades y debajo del inconsciente. Porque más de una vez sólo lo profundo del corazón oculta un sentimiento cualquiera de rencor hacia ese […] y busca un soporte cualquiera para expresar su dolor que no puede ser definido, y quizá el lápiz le permitirá tal soporte”. Fela Sep

Cuestiones que se plantean

-Piensa en la escritura de un diario personal, ¿por qué es importante escribir y llevar al papel sus pensamientos, experiencias y sensaciones?

– Si escribes un diario, ¿lo escribes sabiendo conscientemente que el diario puede ser dado a conocer algún día? ¿Crees que eso puede influir en lo que cuentas y en la manera de narrarlo?

– ¿Cómo se relaciona Pela Schepps con la realidad en la que vive?

-¿ Qué crees que impulsa a Pela a escribir?

B. Archivo “Oneg Shabat”

Además de la escritura como escape a un espacio personal de expresión de sensaciones y sentimientos, hoy en día sabemos que en la época de la Shoá se establecieron en los diversos guetos empresas de documentación, tanto oficiales como clandestinas: la crónica del ghetto de Lodz, elaborada bajo iniciativa del Judenraht [Consejo de Judíos Ilustres], el archivo del ghetto de Bialistok, y otras. Nos centraremos en uno de los archivos grandes establecidos durante la Shoá, el archivo “Oneg Shabat”. El archivo clandestino “Oneg Shabat” fue fundado en el ghetto de Varsovia por el historiador y hombre público, el Dr. Emanuel Ringelblum. Durante la rebelión del ghetto, Ringelblum y sus amigos escondieron el material que recolectaron sobre la vida y los eventos en él en cofres y en vasijas de leche, y las enterraron. La tarea de recolección, escritura y escondido de los materiales se llevó a cabo a riesgo de sus vidas. El objetivo de los miembros del archivo era asegurar el recuerdo de los judíos de Varsovia. La mayor parte del material fue encontrado después de la guerra, y nos sirve mucho en el estudio del destino de aquellos judíos, constituyendo una fuente principal para la investigación de la Shoá.

Lee el siguiente fragmento de las memorias de Emanuel Ringelblum.

“Nuestros trabajadores permanentes, que alcanzaban a unas decenas, provenían en su gran mayoría de la intelectualidad popular, en gran parte eran gente del partidos proletarios [partidos de obreros con orientación socialista]. Nos abstuvimos adrede de reclutar al trabajo a periodistas profesionales. Quisimos evitar un trabajo rutinario, aspirábamos a que los sucesos que le ocurrían al pueblo, las vivencias del judío – pues en la guerra actual cada judío es un mundo en sí mismo – fueran descritos lo más sencilla y fielmente posible. Una palabra superflua, la adición de color o el embellecimiento literario hubieran dejado un sabor insípido y serían disonantes. La vida de los judíos en la guerra es tan rica en tragedias que todo el que añade, disminuye.”

(Emanuel Ringelblum sobre el archivo Oneg Shabat)

Cuestiones que se plantean

¿En qué se nota el hecho de que Immanuel Ringelblum sea un historiador? ¿Cuáles son los principios que lo guían en su trabajo?

¿Cuál es la diferencia entre los objetivos de la escritura personal como la de Pela Schepps y los de la creación de un archivo como “Oneg Shabat”?

 

C. Diarios y testamentos

La primera parte del archivo “Oneg Shabat” fue enterrada en territorio del ghetto a fines de 1942, en la época de la expulsión masiva de los judíos de Varsovia, por tres personas del equipo técnico de los trabajadores del archivo: David Gruber, Israel Lichtenstein [pronunciado Lijtenshtein] y Nahum Grzywacz [pronunciado Najum Gshivach]. Ellos, intuyendo que iban a morir, también enterraron sus testamentos en vasijas que contenían a los documentos del archivo.

Durante la expulsión en masa de los judíos del ghetto de Varsovia al campo de exterminio de Treblinka a fines de julio de 1942, Nahum Grzywacz escribió lo siguiente:

“Y yo veo: corren. Bajo rápidamente a la calle. Me acabo de enterar que la gendarmería ha puesto sitio a las calles Smocza [pronunciado Smocha] – desde Dzielna y hasta Gensia. Mis padres viven en la calle Pawia [pronunciado Pavia] 41. Pregunto rápidamente: ‘¿Cómo van por allí?’ y me responden que también esa calle está cerrada. No sé cuál es la suerte de mis padres, y espero la oportunidad para llegar a ellos con rapidez. ¿Qué hay con mis padres? – escucho un grito. Se camina. Ya no estoy en el patio. [Me atacó] el miedo. Heme ya dentro del edificio, y ahora voy adonde mis padres a ver cómo están. Y no sé qué va a pasar conmigo y si podré contarles a ustedes la crónica en los días siguientes.

Recuerden, mi nombre es Nahum Grzywacz, 30 de julio de 1942.”

Cuestiones que se plantean
¿Cuál es el clima que se refleja en el estilo de escritura de este pasaje de las listas de Nahum Grzywacz?

¿Qué diferencias hay entre su manera de escribir y la de Fela Szeps? Intenten pensar sobre el origen de dichas diferencias.

La urgencia que se expresa en la falta de claridad, en la ruptura de la continuidad de las oraciones y en la escritura en tiempo presente da la impresión que las cosas se escriben en tiempo real, al ir sucediendo. La verdadera realidad de la expulsión en masa se disemina y atraviesa también el límite borroso de lo privado y lo general. Grzywacz no escribe a partir de una interiorización formulada de la realidad, sino que intenta alcanzar al tiempo, y entregarle a un destinatario cualquiera el hecho de su existencia.

A igual que Nahum Grzywacz, Gela Seckstein escribió el testamento bajo la influencia de la expulsión en masa impuesta por los alemanes al ghetto en el verano de 1942. La expulsión duró aproximadamente dos meses y medio, durante los cuales fueron expulsados 250,000 – 300,000 habitantes del ghetto. En retrospectiva, sabemos que la mayoría fue enviada al campo de exterminio en Treblinka, donde fueron asesinados. El testamento está redactado con fluidez y parece que Gela escribe sus palabras a partir de la interiorización y la reconciliación con la realidad que le niega toda posibilidad de influir o cambiar su destino – una realidad donde lo único que todavía le queda es la manera en que desea quedar en nuestra conciencia. Todos los pasajes de diario y los testamentos que vimos hasta ahora fueron escritos en el ghetto. A pesar de la angustia y el temor, y a pesar de la incertidumbre respecto al futuro, existe todavía una esperanza por más pequeña que sea. Mientras el ghetto existe, la vida continúa.

“Mi Testamento” – Gela Seckstein [pronunciado Sekshtein]

Qué puedo en este momento decir y exigir al estar al borde entre la vida y la muerte, cuando estoy más segura que no viviré a que sí viviré. Deseo despedirme de mis amigos y de mis trabajos. Mis trabajos los dono al museo judío que será fundado en el futuro para rehabilitar la vida cultural judía pre-guerra hasta el año 39, aprender acerca de la terrible tragedia de la comunidad judía en Polonia durante la Guerra. Ahora estoy tranquila. Mi destino es que me maten. Trato de esconder parte de mis trabajos, pero sólo quiero que quede recuerdo de mi nombre y el nombre de mi talentosa hija Margalit Lichtenstein. El cuatro de noviembre di a luz a mi hija, ella es mi felicidad y mi orgullo. Ella es exitosa, talentosa y bella. El pesar y el dolor es grande. Si quedo en vida, será por el amor de mi amada hija. Que estén sanos, amigos y camaradas, salud al pueblo judío, no dejen que una destrucción como ésta vuelva a suceder.

Gela Sackstein, 1 de agosto de 1942, el día 14 de la acción militar de re-ubicación.

Cuestiones que se plantean

Los dos pasajes que se presentan aquí, el pasaje del testamento de Nahum Grzywacz y el pasaje del testamento de Gela Seckstein, fueron escritos en el mismo ghetto, frente a las mismas circunstancias de terror de la expulsión en masa, con dos días de diferencia. ¿En qué se diferencian uno del otro? ¿Cómo te explicas esas diferencias?

El testamento siguiente fue encontrado después de la guerra en el campo de exterminio de Chelmno [pronunciado Jelmno ]:

Estos son los judíos que trabajaron en Kulmhof (Chelm, es decir, Chelmno), en el campo de muerte entre Kolo y Dabie [pronunciado Daby].

Herszchowicz, Josef [pronunciado Hershkovitz, Yosef] de Kutno

Plocker, Moisze [pronunciado Plotzker, Moishe] de Kutno

Plocker, Faivel de Koteno

Szlamowicz, Szyie [pronunciado Shlamovich, Shaya] de Grabov cerca a Lodz

Radkiewicz, Noiech-Wolf [pronunciado Radkievich, Noaj-Wolf] de Lodz

Charach, Chaskel [pronunciado Jaraj, Jasquel] de Leczyca [pronunciado Lechitza]

Wachtel, Symche [pronunciado Vajtel, Simja] de Leczyca

Wachtel, Isroel-Chaim [pronunciado Vajtel, Israel-Jaim] de Leczyca

Jastrzebski, Beniek [pronunciado Yasteschebski, Benik] de Leczyca

Nusboim, Aarón de Sanniki

Sztrasburg, Oiser [pronunciado Shtrasburg, Ozer] de Lutomiersk

Sztaier, Gecl [pronunciado Shtayer, Getzl] de Tureksh

Estos son los últimos judíos que trabajaron para la Gestapo en Chelmno que se encuentra entre Dabie y Kolo. Estos son los últimos días de nuestras vidas y por ello damos una señal quizá hay todavía parientes o conocidos de estas gentes. Pues sepan que todos los judíos expulsados de Litzmannastadt en Lodz fueron muertos de manera muy cruel, fueron torturados y quemados.

Adiós, si ustedes sobreviven deben vengarse

Cuestiones que se plantean

¿ En qué se diferencia este testamento de los últimos que vimos? ¿A quién está destinado?

En tu opinión, ¿a qué tipo de venganza se refirieron los autores del testamento?

RESUMEN

A través de todos estos testimonios hemos visto como sus autores muestran su voluntad de continuar viviendo en la memoria de alguien. Además de su crimen principal, el asesinato de los judíos, los nazis intentaron no dejar recuerdo alguno tanto de los crímenes que perpetraron como de las víctimas que perecieron. Los nazis invirtieron muchos esfuerzos en borrar las huellas del crimen: la cremación de las víctimas y el esparcir o enterrar sus cenizas, la destrucción forzada de documentos que atestiguaban sus actos, la prohibición absoluta de la SS de relatar acerca de los crímenes, y otros. Al mismo tiempo, los nazis se dedicaron a la deshumanización continua de las víctimas judías y trataron de borrar su identidad. Los documentos que nos dejaron los difuntos nos ayudan a rescatar sus imágenes del abismo del olvido.

TEMPORALIZACIÓN

Se puede programar para una o dos sesiones de clase, dependiendo de los conocimientos previos que posean los alumnos a propósito de la Shoá. Es importante que una buena parte del tiempo se dedique a las dudas y reflexiones que puedan plantearse.

 

EVALUACIÓN

Cualquiera de los materiales adicionales puede servir de base a la evaluación conjunta de la unidad, propiciando una reflexión de conjunto sobre el tema.